martes, 8 de agosto de 2017

#BENIDORM - La cara B de Benidorm

Cuando el protagonista en televisión es nuestro querido Benidorm, siempre, al menos un servidor, observa atento la imagen que proyectan de la ciudad a través de la pequeña pantalla. En el día de ayer, en un reportaje que se preveía dañino para Benidorm ya que mojiteros y trileros estaban y nunca mejor dicho, bajo el punto de mira en el programa de Cuatro. Pero no fue del todo así. Además de que diversidad de puntos clave fueron puestos en valor por parte del reportaje, el debate generado a raíz del mismo, abre la veda para que la política regule este tipo de actos.

Empecemos despacito y con buena letra. Dos actividades ilícitas ya conocidas por los ciudadanos como son el trile y la venta ilegal de mojitos en vía pública, son el resultado de un modelo de ciudad que escogimos en su día. Es decir, si hubiésemos apostado por un modelo industrial en Benidorm, en lugar de uno turístico, probablemente en la actualidad nos encontraríamos en la coyuntura de que la industria genera multitud de puestos de trabajo a costa del medio ambiente. Olvídense de utopías, toda gobernanza tiene sus beneficios y sus inconvenientes. Así es la vida, y así es la política. Siempre existen ganadores y perdedores, agraciados y perjudicados. No obstante, la política, está ahí para mediar; valorar la situación y después llegar a un consenso con los actores clave de cada situación. Pero volvamos al asunto de los mojiteros.

Por parte de los empresarios de Levante, la posición es más que nítida. Primero porque les afecta directamente, ya que el turista de turno probablemente no pise el establecimiento para beber, ya que le traen el refrigerio a la misma arena, y a un precio muy módico. Y en segundo lugar, y esta es una consideración que nos interesa a todos, es la generación de puestos de trabajo. Hay que regularlo. Los problemas no se atajan mirando para otro lado, sino como dije ya con anterioridad, cogiendo al toro por los cuernos. Y lo mismo con el trile. Dos problemas derivados de nuestro modelo turístico, y que por lo tanto, la política debe de mediar, y buscar la solución más propia, beneficiando a ciudadanos, empresarios y turistas.

Una vez más Benidorm ha sido motivo de noticia a nivel nacional, pero como viene siendo habitual por parte de las cadenas televisivas sensacionalistas y amarillistas existe un empecinamiento por mostrar la cara B de Benidorm. Aunque tampoco creo que el trile o la inseguridad ciudadana sea nuestra otra careta. Y es que más bien nuestro dorso se nutre de parajes naturales como Sierra Helada, de actividades para los más jóvenes como batallas de freestyle o instalaciones para practicar calistenia; del buen comer y beber de nuestros establecimientos y como no, de la oferta tanto turística, deportiva y joven que ofrece la ciudad. Esa es realmente nuestra cara B.

Al menos, lo que es evidente a estas alturas, es que Benidorm es mucho más que sol y playa.

6 comentarios:

Juan Miguel Martinez Bueno dijo...

Buen artículo. Pero pienso que estos reportajes nos benefician para ayudar a los turistas que vean el engaño y no caigan ya que yo he tenido tienda y me compraban aunque también hubo un caso que perseguían a una pareja y querían entrar a mi tienda y les prohibidos la entrada.

Juan Miguel Martinez Bueno dijo...

Buen artículo. Pero pienso que estos reportajes nos benefician para ayudar a los turistas que vean el engaño y no caigan ya que yo he tenido tienda y me compraban aunque también hubo un caso que perseguían a una pareja y querían entrar a mi tienda y les prohibidos la entrada.

Juan Miguel Martinez Bueno dijo...

Buen artículo. Pero pienso que estos reportajes nos benefician para ayudar a los turistas que vean el engaño y no caigan ya que yo he tenido tienda y me compraban aunque también hubo un caso que perseguían a una pareja y querían entrar a mi tienda y les prohibidos la entrada.

Juan Miguel Martinez Bueno dijo...

Buen artículo. Pero pienso que estos reportajes nos benefician para ayudar a los turistas que vean el engaño y no caigan ya que yo he tenido tienda y me compraban aunque también hubo un caso que perseguían a una pareja y querían entrar a mi tienda y les prohibidos la entrada.

Juan Miguel Martinez Bueno dijo...

Buen artículo. Pero pienso que estos reportajes nos benefician para ayudar a los turistas que vean el engaño y no caigan ya que yo he tenido tienda y me compraban aunque también hubo un caso que perseguían a una pareja y querían entrar a mi tienda y les prohibidos la entrada.

Anónimo dijo...

A mi me dió vergüenza ver esa versión de Benidorm. Lo que expusieron pasa en todos las ciudades turísticas españolas y no hay que cebarse en Benidorm. Se soluciona poniendo un poco más de vigilancia en las zonas donde predominan esa clase de delitos.En la zona de la playa de Poniente yo nunca he visto la delincuencia que salía en ese reportaje.